Hemoderivados y su función

La gemoterapia es una terapia natural y moderna que utiliza extractos obtenidos de tejidos vegetales embrionarios recién cosechados, a saber: brotes, amentos, yemas, raíces, corteza de raíz interna o corteza de tallos, semillas o savia. Las partes más jóvenes de la planta se recolectan en el período óptimo y se someten al proceso de extracción dando como resultado macerados de glicerina que se utilizan para drenar el cuerpo en diversas dolencias o enfermedades. Utilizando más de 50 tipos de hierbas, la gemoterapia es el método más popular de terapia alternativa, prescrito tanto por médicos homeópatas como por terapeutas de la naturaleza y fitoterapeutas de todo el mundo.

La etimología de la palabra “gemoterapia” proviene del latín “gemmae”, que tiene un doble significado, pero también es una piedra preciosa.

Por lo general, en la fitoterapia clásica solo se utilizan plantas y flores adultas, la mayoría de las veces secadas o transformadas en polvos y polvos. En cambio, en los hemoderivados se utilizan los cogollos y las partes más jóvenes de la planta, en el estado más fresco posible, siendo posteriormente sometidas al proceso de preparación farmacéutica. Inmediatamente después de la cosecha, los cogollos frescos se sumergen en una mezcla de alcohol junto con glicerina durante tres semanas, se diluye la mezcla y el producto está listo. El líquido resultante se vende en botellas farmacéuticas.

La razón por la que solo se utilizan las partes jóvenes de la planta es que en la juventud cualquier planta tiene una vitalidad mucho mayor y los principios activos se encuentran mayoritariamente concentrados en el interior de los cogollos, raíces pequeñas y hojas jóvenes.

Los hemoderivados son considerados una de las fitoterapias naturales y revolucionarias dignas de formar parte de la medicina moderna.

Uno de los beneficios más importantes de la gemoterapia es el drenaje. Esto es importante a la hora de desintoxicar el organismo con una doble acción: por un lado elimina los desechos y sustancias nocivas del organismo y por otro lado facilita la eficacia del tratamiento homeopático.

Cómo utilizar hemoderivados?

Los hemoderivados generalmente se toman en cantidades de 50 a 75 gotas por día, diluidas en una pequeña cantidad de agua. Cabe mencionar que los hemoderivados no se mezclan, aunque se hayan prescrito varios tipos de gotas, la duración total del tratamiento varía entre 1 mes y tres meses.

Indicaciones según enfermedades:

Acné: plátano, olmo, nuez

Alergias: haya, romero, abedul esponjoso, olmo (eccema atópico), espino (asma)

Artrosis: pino, agris, vid

Acidez de estómago: ficus

Bronquitis crónica: gris, carpe, nogal, álamo

Estreñimiento: arándano

Cistitis recurrente: arándano, pasto negro

Depresión: ficus, abedul

Diabetes mellitus: morera, nuez, oliva

Dismenorrea (dolor menstrual), trastornos hormonales: frambuesas.

Insomnio: lima

Insuficiencia renal: fresno, enebro, abedul esponjoso

Meteorismo: nuez

Negi: vid, ficus, mazas

Negi: vid, ficus, mazas

Fatiga sexual (masculina): secoya, abedul, tilo

Osteoporosis: arándano, secoya

Palpitaciones: ficus, tilo

Psoriasis: agria, cedro, centeno

Reumatismo: agris, mazas

Sinusitis: agris, carpe

Espasmofilia: ficus, tilo, abeto

Úlcera varicosa: escoria, castaño, nuez

Varices: escoria, castaña, limón.

Vitiligo: plano
Gastritis: ficus, agris

Deja un comentario