Cómo practicar la atención mientras se corre

La atención es el arte de mantener tu mente en el presente. No estás pensando en el pasado o preocupándote por el futuro, sino más bien centrándote en lo que estás haciendo, ya sea jugar a la pelota con tu hijo, comer una comida, correr por un sendero o escribir un correo electrónico. Estar atento es recordarte a ti mismo que estás en control de tus pensamientos y de tu cuerpo.

¿Cómo puede beneficiar a los corredores de Mindfulness?

Para los corredores, estar atentos significa prestar atención a cómo sus sensaciones físicas, pensamientos y emociones están respondiendo al correr, y cómo están todos conectados. A los corredores les gusta aconsejarse: “Corran la milla en la que están”. La atención plena es hacer justamente eso: mantenerse enfocado en tu carrera, tus movimientos, tu cuerpo y tus pensamientos.

La atención plena puede ayudar a los corredores a concentrarse en las sensaciones del cuerpo que usted puede controlar, como la forma de correr y la respiración.

En lugar de concentrarse en lo que le duele o en cuántas millas le quedan por correr, usted se concentra en dónde está el cuerpo. Usted puede concentrarse en respirar profundamente, mantener una buena forma de correr o mejorar su rotación de zancadas.

Al igual que la meditación o la respiración rítmica que se practica normalmente en posición sentada, estar atento mientras se corre puede ayudar a enfocar la mente y a reducir la tensión física. Al menos un estudio ha demostrado que la combinación de meditación y ejercicio físico mejoró significativamente los síntomas en pacientes depresivos. Incluso los participantes del estudio sin un diagnóstico de depresión también reportaron una disminución en los pensamientos rumiantes, ansiedad y una mejora general en la motivación.

Estar más atento mientras corres puede parecer difícil al principio, especialmente si eres el tipo de corredor que está acostumbrado a usar la disociación (pensar fuera del cuerpo) para distraerse durante las carreras. Pero, si te mantienes en ello, realmente puedes cosechar los beneficios de la atención tanto en tu carrera como en otros aspectos de tu vida. Estas son algunas de las formas en que puedes permanecer en el presente durante tus carreras.

Correr afuera

Es más fácil practicar el prestar atención cuando se corre al aire libre. Le darás a tus sentidos muchas más oportunidades para conectarte. Los senderos son un lugar ideal para practicar la carrera con atención, ya que es esencial ser consciente de lo que se está haciendo, concentrarse en el terreno y evitar caerse. También hay mucha belleza natural para observar cuando se corre por los senderos.

Deje sus auriculares en casa

Si bien escuchar música puede ser beneficioso para algunas carreras, si quieres practicar la atención, debes evitar la distracción de la música. Te resultará mucho más fácil concentrarte y conectarte con tu entorno y tus pensamientos.

Respiración profunda antes de correr

Practique la respiración profunda del vientre antes de salir a correr. Le ayudará a relajarse y a concentrarse en prepararse para correr. Inhale profundamente por la nariz y exhale por la boca. Coloque una mano sobre su pecho y la otra sobre su vientre, para asegurarse de que su diafragma (no su pecho) se infle con aire. Haga de cinco a seis respiraciones profundas antes de comenzar a correr. Usted puede hacerlos justo después de hacer algunos ejercicios de calentamiento previos a la carrera.

Comience lentamente y preste atención a su cuerpo

Observa cómo cambia tu frecuencia respiratoria, siente tu corazón latiendo y el ritmo de tus pies rebotando en el suelo. Si sientes que tu mente se aleja de estar presente en el momento, concéntrate en tu respiración. Siente que tu cuerpo comienza a calentarse a medida que sigues moviéndote. ¿Cómo se sienten tus músculos? ¿Cómo se sienten tus brazos? ¿Cómo se sienten tus piernas? ¿Cómo es tu forma de correr?

Fíjese si está tensando alguna parte de su cuerpo innecesariamente.

Preste atención a cualquier tensión que pueda estar sintiendo. Sólo obsérvalo y sé consciente de ello. No necesitas hacer un esfuerzo para deshacerte de él. Es posible que descubras que el simple hecho de ser consciente de la tensión te ayudará a liberarla de forma natural.

Note cómo responde su mente

Concéntrate en tus sentimientos y pensamientos. ¿Estás sintiendo placer por tener un descanso y tiempo para ti mismo? ¿Te sientes agradecido por estar lo suficientemente sano para correr? ¿Qué hay de tus pensamientos? ¿Estás pensando en tu larga lista de cosas por hacer? ¿Estás reproduciendo una conversación reciente con un amigo en tu cabeza? ¿Le reconforta la actividad física?

Preste atención a su entorno

Disfruta sintiendo el viento soplar contra tu cara. Fíjese en las imágenes y los sonidos que le rodean. No intente abarcar todo lo que le rodea, sino centrarse en algunas cosas específicas, como el color vibrante de las hojas o las flores o los detalles arquitectónicos de un edificio. Busque cosas que le llamen la atención o algo que no haya notado antes en su ruta familiar.

Enfóquese en su golpe de pie

Concéntrese en la sensación de que su pie golpea el suelo. Escuchar el ritmo de los golpes con el pie puede ser muy relajante. Trate de correr despacio con pasos rápidos. Piensa: “Luz en mis pies, luz en mis pies”. Concéntrate en deslizarte sobre el suelo, no en trabajar duro. Asegúrese de que sus pies estén cayendo por debajo de sus caderas, no delante de usted, para que no se deslice demasiado.

Preste atención al dolor o a la incomodidad

Está bien que te hagas consciente del dolor. Piense si el dolor o la incomodidad significa que necesita detenerse o disminuir la velocidad, o si simplemente debe seguir haciendo lo que está haciendo. Los corredores experimentados aprenden a correr con cierta incomodidad. Si usted es más nuevo en correr, es posible que desee detenerse cuando se sienta incómodo y aumentar gradualmente su resistencia.

Concéntrese en cómo se siente cuando termina

Cuando termines tu carrera, piensa en cómo han cambiado tus sentimientos y pensamientos. Revise su cuerpo, preste atención a las sensaciones y note cualquier diferencia física. ¿Estás sudando? ¿Tienes sed? ¿Sientes calor? ¿Se siente más relajado? ¿Te deshiciste de la tensión que sentías antes de correr? Haga un poco de estiramiento después de la carrera y concéntrese en cómo se sienten sus músculos.

Continúe prestando atención a los efectos de su carrera durante las próximas horas. Algunos corredores encuentran que después de la carrera es un buen momento para hacer una meditación guiada para continuar su estado de relajación y calma.

Estiramientos esenciales que hacer después de correr

Cómo practicar la atención mientras se corre
4.2 (83.96%) 212 votos