Buenas noticias para los corredores de alto kilometraje: Tal vez puedan servirse una porción extra en las comidas de los días festivos porque es menos probable que las variaciones en la dieta les afecten, dice el investigador.

En el nuevo estudio participaron cerca de 107,000 corredores que fueron agrupados de acuerdo con la distancia que corren cada día: menos de 1.2 millas (menos de 2 kilómetros[km]); 1.2 a 2.4 millas (de 2 a 4 km); 2.4 a 3.7 millas (de 4 a 6 km); 3.7 a casi 5 millas (de 6 a 8 km); y alrededor de 5 millas (8 km) o más.

El estudio aparece en la edición de noviembre de la revista Medicine & Science in Sports & Exercise .

“En general, el índice de masa corporal y la circunferencia de la cintura aumentan a medida que la persona come más carne y menos fruta”, señaló en un comunicado de prensa del Colegio Estadounidense de Medicina Deportiva Paul Williams, autor del estudio e investigador del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley del gobierno de EE. UU.

“Mi análisis indica que esta relación se debilita a medida que los corredores aumentan su kilometraje diario. Parece que mientras más millas recorra una persona cada semana, menos se verán afectados por las variaciones en su dieta”, agregó Williams.

Las razones podrían incluir el aumento de la quema de grasa asociada con los altos niveles de ejercicio o el hecho de que los corredores de mayor kilometraje pueden ser mejores para equilibrar su dieta.

“Mis observaciones sugieren que los corredores que superan las directrices recomendadas de actividad física para los estadounidenses pueden reducir el riesgo de ganar peso con dietas de alto riesgo, las que tienen un alto contenido de carne y bajo contenido de fruta”, señaló Williams. “Tenemos otros datos que sugieren que este beneficio también puede aplicarse a caminar.”

Valora esta pagina!