Evaluar su nivel de condición física no es un proceso único. Las diferencias en el estilo de vida, el tejido muscular, la composición genética y la salud en general ayudan a determinar su nivel de condición física personal.

<¿Cómo puede saber si sus hábitos de ejercicio y de dieta saludable están dando resultado? Hay varias maneras de medir su nivel de condición física.

Los cinco componentes de la aptitud física

“La medición de la forma física es multidimensional”, explica Pivarnik. “Los corredores de fondo tienen una excelente salud cardiovascular, pero si todo lo que eres son piernas y pulmones, no tendrás mucha fuerza o flexibilidad. Por la misma medida, alguien que tiene sobrepeso y está en forma aeróbicamente es más saludable que alguien que está en el rango normal de peso pero no hace ejercicio”.

Se dice que el estado físico general consta de cinco elementos diferentes:

  1. Resistencia aeróbica o cardiovascular
  2. Fuerza muscular
  3. Resistencia muscular
  4. Flexibilidad
  5. Composición corporal

Las evaluaciones exhaustivas incluyen ejercicios y actividades que miden específicamente su capacidad para participar en ejercicios aeróbicos o cardiovasculares, así como su fuerza muscular, resistencia y flexibilidad articular. También se utilizan herramientas especiales para determinar la composición corporal o el porcentaje de grasa corporal total.

Trabajar para optimizar cada uno de estos cinco componentes del acondicionamiento físico es crucial para mejorar su estado físico general y su salud general.

Aptitud física: Cómo desarrollar un plan de acción

Si usted tiene problemas de salud específicos, consulte con su médico antes de implementar una rutina para mejorar su estado físico. Una vez que su médico le dé el visto bueno, no tendrá más excusas. Para mejorar su nivel de condición física, tome estas medidas importantes:

  • Siga las pautas de EE.UU. para la cantidad mínima de ejercicio. Esto significa hacer ejercicio a un nivel de intensidad moderado durante al menos 2,5 horas repartidas en la mayoría de los días de la semana. Por lo menos dos veces a la semana, complemente el ejercicio aeróbico con actividades de soporte de peso que tengan como objetivo todos los músculos principales. Evite la inactividad; algo de ejercicio a cualquier nivel de intensidad es mejor que nada mientras está aumentando su resistencia.
  • Caminar es la manera más fácil de empezar. Motívese reclutando a un amigo para que se una a usted y agregando variedad a su rutina. “Caminar es simple y manejable para cualquier persona,” dice Jill Grimes, MD, un médico de familia en Austin, Texas. “Usa un podómetro desde el primer día. Piénsalo en tres partes: un calentamiento de cinco minutos de caminar despacio, seguido de una caminata rápida, luego un enfriamiento de cinco minutos de caminar despacio”.
  • Competir sólo contra ti mismo. No importa qué actividad elija para ponerse en forma, nunca compare su progreso con el de otra persona. “Establezca metas, y si usted está fuera de forma y odia el ejercicio, empiece bajo y vaya despacio,” recomienda el Dr. Grimes. ” No te compares con tu mejor amiga que pesa 50 libras menos y acaba de terminar su décimo triatlón.” Pivarnik está de acuerdo: “Aunque el mismo grupo de mujeres caminara al mismo ritmo cada mañana, no todas mostrarían las mismas medidas de salud.”
  • Evite el sobreesfuerzo. Un paso preventivo que Pivarnik sugiere es verificar la frecuencia cardíaca en reposo antes de levantarse de la cama todas las mañanas y hacer un gráfico para que pueda ver una disminución constante, pero gradual, con el tiempo. Si su frecuencia cardíaca en reposo comienza a aumentar, es posible que esté exagerando. Otro indicador de sobreesfuerzo es el dolor muscular que no desaparece después de un par de días. “Por lo general, la gente se equivoca al no presionarse lo suficiente”, dice Pivarnik. “Pero los peores delincuentes son aquellos que creen que pueden saltar donde lo dejaron – el grupo de chicos de 40 años que piensan que todavía están en el equipo de fútbol de la escuela secundaria y empiezan a correr vueltas, pero terminan rojos en la cara”.

A medida que trabaja para mejorar su estado físico, tómelo con calma y firmeza para evitar lesiones o agotamiento. Por encima de todo, recuerde que la consistencia es la clave – si se mantiene en ello, su trabajo duro dará sus frutos.

Valora esta pagina!